Nite mates

Pertenecemos al momento. Somos dos lenguas indómitas que se saben. Ignoramos qué vendrá mañana, pero quédate a dormir. Que el sol que entre por la persiana decida por nosotros y convierta los restos de anoche en cenizas que volver a quemar. Mis manos resurgirán trazándote odiseas. Quiero que nos lleguemos por accidente, como si no esperásemos el choque inevitable de nuestros cuerpos. No apagues la luz. Quiero ver tu mirada extasiada de mí. Repíteme. Cuando quieras. Cuantas veces quieras. Repíteme, que el viaje es corto y prefiero que me duelan los labios en vez del tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.