Frankenstein: una moraleja hecha novela

Imagen correspondiente a la edición de libros en red (2004)
  • Editorial: Colección Las 100 Joyas del Milenio nº 18. El Mundo
  • Páginas: 240
  • Edición: 1999
  • Género: Narrativa – Terror
  • Autora: Mary Shelley

¡Hola, nómadas!

Hoy os traigo la reseña de una de las novelas de terror más emblemáticas de la Historia; Frankenstein, de Mary Shelley.

Sinopsis

El doctor Victor Frankenstein da forma a esa obsesión que siempre ha tenido el ser humano de asemejarse a Dios. Su pretensión y ambición le llevan a crear un hombre vivo hecho con fragmentos de varios cadáveres.

Desde esta perspectiva, Shelley aborda una intención que va más allá de causar terror en el lector, sino que le conduce hacia la reflexión: ¿hasta qué punto marca el camino de un alma sentir la indiferencia y el acoso del resto de la humanidad? 

Reseña – Frankenstein

Hay novelas que el paso del tiempo encumbra por su calidad, por el contexto en el que fueron creadas, por su mensaje o por su condición de inmortales. De todas estas categorías, Frankenstein —haciendo honor a la creación del propio doctor— es la perfecta consecuencia de la conjunción de todas ellas, dando como resultado final una novela irrepetible.

Mary Shelley emplea el narrador en primera persona hasta en tres personajes distintos; el capitán Robert Walton, Victor Frankenstein y el ser creado por este último. Cada uno de ellos construye la diégesis desde un contexto temporal diferente, de modo que Walton se corresponde con el presente mientras que Victor y su creación se ubican en el pasado. 

Es significativo el cruce de estilos narrativos que se produce, pues si bien la historia a la que ponen voz el doctor Frankenstein y su monstruo se presenta con un formato de narración con diálogos, la trama que nos descubre el capitán de la embarcación se realiza en forma de misivas hacia su hermana, a quien narra todo lo acontecido en su expedición. 

La autora hila con suma elegancia y delicadeza su trabajo. La ambientación, las características psicológicas de los personajes y cada palabra empleada son un acierto que no hacen más que zambullir al lector de forma cada vez más profunda en los acontecimientos. 

Si hasta aquí os he expuesto la calidad estética y técnica de la obra, es hora de ahondar en el mensaje, el contexto y la inmortalidad de Frankenstein.

No cabe duda de que este trabajo se construye sobre una crítica que la británica quiso hacer sobre el ser humano y sus constantes aspiraciones a convertirse en Dios a través de la ciencia y el conocimiento. La ambición sin medida lleva a los personajes a un estado mental de inconsciencia del mundo que tienen a su alrededor, ignorando el peligro, la desgracia y las consecuencias que sus acciones pueden desencadenar hacia sus semejantes.


«¡Adiós, Walton! Busque la felicidad y la paz. Evite la ambición, aun aquella que, aparentemente inofensiva, se dirige a la ciencia y a la gloria de los descubrimientos.»

Pág. 233

A través de reflexiones y de una construcción argumental en la que se palpa una evolución constante en la mentalidad de los personajes, Shelley introduce el segundo pilar temático de su obra: la imperdonable “diferencia”. Cuando algo se sale de lo preconcebido, la gente tiene miedo a lo que no reconoce y siente rechazo por lo diferente, ya sea una cultura, una costumbre, una persona o una sociedad. La cerrazón de las mentes impera en un mundo superficial que no es capaz de abrir el candado que oprime su cerebro y que condena al ostracismo a todo aquello que, simplemente, no es como mandan los cánones. 

Con un mensaje avanzado a su tiempo —pues Frankenstein se publicó en el año 1818—,  la escritora pone su foco en las consecuencias que tiene para la sociedad la discriminación hacia lo extraño. Si extrapolamos la figura del ser creado por Victor Frankenstein a un contexto contemporáneo, nos encontramos que la crítica que ya hacía Mary Shelley hace doscientos años es todavía válida a día de hoy. ¿Dónde está la raíz del mal? El ser humano no nace con prejuicios ni maldad, sino que el destierro, la acritud, la intolerancia y la superioridad moral son factores que empujan a comportamientos salvajes. 


«Deseaba el amor y la amistad, pero me eran cotidianamente negados. ¿No es esto una cruel injusticia? ¿Debo acaso ser considerado como el único criminal, cuando todos los humanos han pecado contra mí? ¿Por qué no desprecia usted a Félix que me arrojó de su lado con horror y asco? ¿Por qué no maldice al campesino que disparó sobre mí que acababa de salvar la vida de su hija? ¡No, para usted ellos son seres llenos de pureza! Yo, el miserable, el proscrito, soy tan solo un monstruo hecho para ser golpeado e injuriado. Hasta en este momento, cuando siento el arrepentimiento de mis crímenes, no puedo evitar que la sangre hierva en mis venas ante el recuerdo de tanta injusticia.»

Pág. 237

«El mayor honor al que podía aspirar el hombre parecía ser el demostrarse magnífico y virtuoso, mientras que ser cruel y vicioso, como lo habían sido tantos personajes de los que la Historia nos habla, parecía ser prueba de la más infame decadencia y testimoniar una condición más baja que la del ciego topo o la del miserable gusano de tierra. No logré comprender, durante mucho tiempo, cómo podía el ser humano cometer un acto tan horrendo como matar a un semejante, ni pude concebir, tampoco, la necesidad de leyes y gobiernos. Pero cuando supe algunas cosas más sobre el vicio y el crimen, dejé de asombrarme para no sentir más que vergüenza y disgusto.»

Pág. 124

También encontramos a lo largo de la narración otros temas como la superación ante la adversidad, el temor a la soledad y, sobre todo, la necesidad de amor como motor fundamental del mundo

«¡Sed hombres, o mejor, sed superhombres! Permaneced fieles a los objetivos que os habéis trazado, aguantad los contratiempos con la dureza de las rocas. Este hielo que, según parece, tanto miedo os causa, no está hecho del mismo material que vuestra alma: es vulnerable y no podrá venceros si ponéis en la tarea todo vuestro ardor.»

Pág. 229


Frankenstein es una obra maestra que va más allá de una historia de terror tradicional. Nos habla de la bajeza del ser humano, de la ambición desmedida, de la intolerancia y sus terribles consecuencias para el ser humano. Pero también nos habla del amor, de la amistad y de los valores que rigen sobre las almas grises y el salvajismo. 

En definitiva, Frankenstein es una moraleja hecha novela. 

6 comments

  1. ¡Fantástica reseña, Santi! ¡Enhorabuena! Con todo lo que supone esta obra para la literatura, sigue siendo uno de mis clásicos pendientes. ¡No tengo perdón! Ahora que tu entrada me la ha recordado, creo que tomaré nota para 2019. ¡Primer propósito! Cuánta razón llevas en lo que aquí señalas sobre lo «diferente»… ¡Ojalá todo cambie algún día!

    Un abrazo, amigo.

    Jesús.

    Me gusta

  2. De nuevo, qué bonita reseña.
    No imaginaba que fuera a llamar tanto mi atención este libro. Supongo que, hasta ahora, no me había parado a pensar en que la trama iría más allá de ser una historia de terror. Pero por algo es un clásico…
    Me lo apunto para estas fechas. Tiene toda la pinta de ser la novela perfecta para leer con manta.
    Feliz jueves!

    Me gusta

  3. ¡Hola!

    Es probable que hace sólo un año no me planteaba ni acercarme a esta novela, la intuía demasiado oscura. Pero, gracias a reseñas como la tuya, llevo unos meses con muchas ganas de “hincarle el diente”. Ganas de conocer la verdadera historia de Frankenstein, las metáforas que conlleva y la prosa de Mary Shelley. Espero no tardar demasiado

    Un beso

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.