Viento del este, viento del oeste

 

vientos_del_este_vientos_del_oeste.jpg
Editorial: DEBOLSILLO
Páginas: 256
Edición: 2018
Género: Narrativa
Autor: Pearl S. Buck

¡Hola, nómadas!

Superado mi bloqueo lector, hoy os hablo de la cuarta mujer que se hizo con el Premio Nobel de Literatura (1938) gracias a sus escritos sobre la vida campesina de China y el contraste con la sociedad occidental; Viento del este, viento del oeste, de Pearl S. Buck.

Sinopsis

La escritora estadounidense nos expone ante una familia distinguida y apegada a la cultura tradicional china que se rige por un férreo sistema patriarcal.

No obstante, según se sucedan los hechos, padres e hijos serán testigos directos de una brecha generacional que traerá conflictos nunca vistos cuando las nuevas y atrevidas ideas occidentales se entremezclen con sus costumbres y hábitos milenarios.

Reseña – Viento del este, viento del oeste

La Historia es un ir y venir constante de ideas, tradiciones y culturas que conforman el qué fuimos, qué somos y qué seremos.

Pearl S. Buck nos introduce en el seno de una familia china muy arraigada a las creencias populares de su civilización. Kwei-Lan, una de las hijas del matrimonio, es la voz utilizada para desengranar la historia en primera persona. A través de capítulos regulares, la de Danby (Vermont) hila una trama en la que el contraste entre el mundo occidental y el oriental se acentúa conforme se suceden las páginas.

Respecto al estilo, destaco las ricas descripciones cargadas de belleza y elegancia. Cada palabra nos transporta a los escenarios que dibuja, donde la naturaleza, los interiores y los colores cobran vida.

La veracidad y consistencia con las que construye cada personaje nos ubican ante el reflejo de una sociedad radicada en unas creencias en las que todo lo que proviene de fuera se observa con suspicacia.

También cabe destacar el contraste entre los protagonistas más aferrados a la cultura oriental y aquellos que, perteneciendo al mismo pueblo, simbolizan la brecha que se empezó a abrir en la primera parte del siglo XX en pos de una sociedad multicultural.

No obstante, si hay algo que remarco por encima de todo es la evolución psicológica de Kwei-Lan y lo que ello conlleva. No es casualidad que, según evoluciona y gana libertad como mujer (no adelanto más), su mente se abre como una flor aletargada con los primeros rayos de sol de la primavera.

En cuanto a la temática, tres son los pilares fundamentales que sostienen el hilo narrativo; la crítica al patriarcado chino, la xenofobia y el amor. 

Respecto a la primera, resulta inquietante el testimonio que recoge el papel femenino dentro de la familia tradicional china, el cual se resumía al servilismo y sumisión totales hacia el hombre de la casa.

“Así pues, creo que estás bien educada en todos los deberes de noble dama. Sabes cómo se preparan los dulces y los guisos aptos para excitar el apetito de tu marido, haciéndole reflexionar en lo mucho que vales. No olvides nunca lisonjearle con la ingeniosa preparación de comidas.”

Por otra parte, la cerrazón hacia otras ideas o valores que pongan en entredicho la sabiduría milenaria son motivo de desconfianza hacia toda persona que los comparta. Destaco aquí cuando, en una descripción sobre una escena en el patio de la casa de Kwei-Lan y su marido, Buck traza una metáfora en la que compara el hogar popular chino con una prisión que les impide abrirse al mundo real.

Por último, en una sociedad en la que no hay lugar para los sentimientos, el amor se erige como el arma más eficaz para echar abajo las barreras que separan dos mundos completamente contrapuestos. 

En definitiva, Viento del este, viento del oeste es una obra trazada con suma elegancia y una precisión impecable. La perfecta descripción de la sociedad china de principios del siglo XX y el color de cada frase transportan al lector en el tiempo-espacio y le enseña un universo paralelo completamente desconocido.


¡Pero no os vayáis tan rápido!

Con motivo de la publicación de esta reseña y mi regreso a la web, os traigo una pequeña sorpresa.

A partir de ahora podréis disfrutar de pequeñas ilustraciones que iré publicando de manera regular para darle color a las paredes de La Casa del Nómada.

Aquí tenéis la perteneciente a lo que me ha inspirado esta última lectura. Espero que os guste y que llenéis de visitas esta nueva sección.

viento_del_este_viento_del_oeste

¡Nos vemos pronto!

9 comments

  1. Bienvenido Santi! Ya se te echaba de menos por aquí 😉
    Tengo muchas ganas de leer a esta autora y este es un firme candidato, de hecho en navidades estuve a punto de cogerlo en la biblio. A mí la cultura oriental me fascina, mis libros preferidos hablan de ella así que no me resisto a tus bonitas palabras sobre su historia!!

    Muy original lo de añadir ilustraciones, esta es una chulada!!

    Besitos

    Me gusta

  2. Hola Santi
    Que malas son esas rachas de bloqueo lector, espero que ya haya pasado!
    La novela que nos traes hoy no tiene mala pinta, pero yo es que lo chino, no me atrae nada, ni las ambientaciónes, ni los autores… y no sé decirte muy bien el motivo. En fin, que con tanto pendiente y otras cosas que me atraen más, pues lo dejo pasar.
    Un beso

    Me gusta

  3. Oh, muy bonita vuelta. Parece un libro con un mensaje super interesante (sobre todo por la reflexión que conlleva: hasta qué punto ha cambiado la sociedad en 80 años…) Ah, y te ha quedado una ilustración muy muy chula. Espero ver muchas más!

    Me gusta

  4. Lo leí hace años y acabé indignada con el papel servilista de la mujer, humillante. Se que son tradiciones ancestrales y de otras culturas pero…no lo paso bien.
    Besos

    Me gusta

  5. Hola Santi! que bueno que volviste. No he leído este libro y siempre me ha intrigado, no se si me apetece por ahora pero seguro no lo descarto. Por cierto, te quedó hermosa la ilustración.
    Un abrazo!

    Me gusta

  6. Muchísimas gracias, Santi. Estupenda reseña. Siempre recordaré este libro. Lo leí en mi adolescencia, allá por los ochenta. Creo que era uno de los bestseller de la revista del Círculo de lectores. Es un excelente ejemplo de literatura tranquila y cuidada. Todavía debe de andar por casa de mi madre, a ver si lo rescato, ahora que me has animado a releerlo.
    Me encanta tu ilustración, una acertada metáfora de la lectura.
    Muy buena tarde, especialmente a esos nómadas que ni parados leyendo dejan de viajar.

    mr

    Me gusta

  7. Hola, Santi. Qué bien que hayas vuelto a reseñar, no he leído este libro y ya sabes que todo lo que nos recomiendas para mi es una apuesta segura. Impaciente por conocer tus ilustraciones.

    Un abrazo y feliz noche.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.