Todos deberíamos ser feministas – Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo

Editorial: Literatura Random House
Páginas: Querida Ijeawele – 96 pág / Todos deberíamos ser feministas – 64 pág
Edición: 2017
Género: Sociología

Autor: Chimamanda Ngozi Adichie


¡Hola, nómadas!

Hoy os traigo una entrada muy especial, y no solo por el hecho de ser una doble reseña, sino por el mensaje y la reflexión que transmiten estos dos breves títulos de Chimamanda Ngozi Adichie, afamada novelista nigeriana; Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo y Todos deberíamos ser feministas.

Introducción

En Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo, Chimamanda nos expone una carta escrita a una amiga que acaba de ser madre. A través de quince consejos y reflexiones, la escritora reivindica, entre otros temas, la formación y educación basadas en la igualdad.

Por su parte, Todos deberíamos ser feministas corresponde a una charla TEDx talk en la que reflexiona sobre qué conlleva ser feminista en pleno siglo XXI.

Mi opinión

Hay libros, novelas, ensayos o escritos que, cuando se ponen frente a tu conciencia, tienes que leer y, sobre todo, asimilar.

Chimamanda abre los ojos a todo lector que se precie y atreva a adentrarse en su trabajo. Da igual lo concienciado que creas estar en un tema como el Feminismo. Cuando te topas ante un testimonio directo, no importan las horas o páginas que hayas podido interiorizar, ya que la escritora nacida en Enugu (Nigeria) te brindará una nueva perspectiva sobre esta necesidad social.

Centrándonos ya en el apartado literario, la ironía y la contundencia dirigen el hilo narrativo de ambas obras. A través de experiencias y vivencias personales, la escritora plantea una serie de incógnitas y preguntas que no solo derivan en un monólogo interior, sino que envuelven y afectan a la persona que, frente a sus frases, trata de digerir semejante dosis de realidad.

Si bien en Todos deberíamos ser feministas el planteamiento es más introspectivo y racional, en Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo encontramos un elemento emotivo que da a la misiva un aspecto más humano y devastador.

Pese a que Chimamanda nos habla desde un punto de vista centrado mayoritariamente en el hecho de ser mujer y feminista en África, hay lugar para las comparaciones con la sociedad occidental y su posterior reflexión sobre el enraizamiento de patrones y estándares machistas que adquirimos desde la cuna.

Esto nos lleva a su reiteración sobre cómo educar en libertad a las mentes y almas sobre las que se sustenta el futuro y la esencia de criar personas felices e independientes.

“Enséñale a rechazar la obligación de gustar. Su trabajo no es ser deseable, su trabajo es realizarse plenamente en un ser que sea sincero y consciente de la humanidad del resto de la gente.”

También es interesante la comparativa que hace entre el racismo y el machismo. Haciendo alusión a su condición africana, vuelve a echar mano de la ironía como recurso para criticar situaciones en las que, hombres negros que se quejan al ser menospreciados por el hecho de ser de color, le quiten importancia al feminismo y no entiendan de su existencia.

“Una vez yo estaba hablando de cuestiones de género y un hombre me dijo: <<¿Por qué tienes que hablar como mujer? ¿Por qué no hablas como ser humano?>>.” “… Y aquel mismo hombre, por cierto, hablaba a menudo de su experiencia como hombre negro. (Y yo tendría que haberle contestado: <<¿Por qué no hablas de tus experiencias como hombre o como ser humano? ¿Por qué como hombre negro?>>”

Por último, el mensaje que quizá más haya llamado mi atención es la misoginia latente dentro del propio género femenino. Chimamanda nos habla de que, igual que hay hombres que distan mucho del odio y menosprecio hacia la mujer, también hay mujeres que boicotean su propia identidad y dan la razón a los antifeministas que sostienen sus argumentos en las voces femeninas que afirman no creer en el Feminismo.

Dentro de esta reflexión hay dos párrafos (uno en cada libro) que me han atraído especialmente y que aluden directamente hacia la propia imagen física y pública de la mujer y lo que parece ser una especie de norma no escrita dentro del mal entendido feminismo.

“Por supuesto, gran parte de todo esto era irónico, pero lo que demuestra es que la palabra <<feminista>> está sobrecargada de connotaciones, connotaciones negativas. Odias a los hombres, odias los sujetadores, odias la cultura africana, crees que las mujeres deberían mandar siempre, no llevas maquillaje, no te depilas, siempre estás enfadada, no tienes sentido del humor y no usas desodorante.” – Todos deberíamos ser feministas.

“Si le gusta el maquillaje, deja que se maquille. Si le gusta la moda, deja que se arregle. Pero si no le gusta ni una cosa ni la otra, déjala tranquila. No creas que criar a una feminista consiste en obligarla a rechazar la feminidad. Feminismo y feminidad no se excluyen mutuamente. Es misógino sugerir lo contrario.” – Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo.

Si estás leyéndome, es mi deber y obligación recomendar que dejes lo que estás haciendo y digieras estas dos obras que, pese a su brevedad, dejarán un legado eterno en tu conciencia y ayudarán a crear un mundo mejor y más justo.

12 comments

  1. ¡Hola Santi!
    Hacía infinito que no me pasaba por tu blog pero cuando he visto esta reseña he tenido que venir a leerla. Y no me extraña que tuviese ganas porque qué bien hablas, me cago en la mar jajaja He leído muchas reseñas de estos dos libritos pero se quedan a la altura del betún respecto a la tuya. Si ya necesitaba leer a Chimamanda, gracias a tus reflexiones lo necesito todavía más. Sin embargo si me lo permites me gustaría hacerte una brevísima correción, y es que casi al final mencionas que hay mujeres que “boicotean su realidad biológica”. Yo intentaría expresar esa idea como realidad de género o tal vez ponerlo de otra manera, ya que ahí estas excluyendo a todos los trans y las mujeres trans también son mujeres ❤ Igual que hay hombres trans a quienes estarías incluyendo en ese párrafo.
    ¡Besitos sonámbulos! ★🌙

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hola, Aída!
      Es una alegría volver a verte por aquí. Espero que podamos retomar ese feedback que teníamos y ponernos al día de nuestras lecturas y proyectos.
      Te agradezco enormemente el comentario que haces sobre mi reseña. Ya lo he modificado y espero que no dé lugar a confusiones y que sea claro. También te agradezco las palabras tan amables que me regalas y la sensación que he conseguido transmitirte.
      Espero que todo te vaya genial y leerte pronto.
      ¡Un abrazo grande!

      Me gusta

  2. Hola, Santiago. Qué alegría encontrar reseñas sobre esta escritora, ya que este fin de semana he estado leyendo entrevistas suyas y curioseando por Internet sobre ella. Bueno, tengo alguno de sus libros y quiero leerlos pronto por eso todo lo que veo que se publica sobre ella leo con mucho interés.

    Gracias y un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hola, Carmen!
      Muchas gracias por tu compañero. Espero que puedas leerla pronto y descubras su don para la escritura y decir verdades a través de ella.

      Un abrazo grande.

      Me gusta

  3. Hola Santi! que buena reseña y que grandes reflexiones que nos dejas, creo sin duda que son libros que “hay” que leer y espero pronto hacerlo ya que con tu entusiasmo lograste despertar mi interés por la autora.
    Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.